El marcado EAC, ese gran desconocido

https://beautycluster.es/blog/el-marcado-eac-ese-gran-desconocido/
822 visitas

¿Por qué debería interesarte el mercado de la Unión Euroasiática (EAC)?

Para exportar casi cualquier tipo de producto a la Unión Euroasiática, también conocida por las siglas EAC (formada por Rusia y otros cuatro países: Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Armenia), es trámite obligatorio contar con una empresa certificadora.

En el caso de Gost Standard España, a finales de 2021 recibieron la llamada de una importante empresa productora de cosméticos. A pesar de estar enfocada en el mercado ruso (mayoritario desde hace años en su facturación anual) nunca había oído hablar de “marcado EAC”. Llamaremos esta empresa “A”. Pocas semanas antes, otra empresa a la que asesoraban y a la que llamaremos “B”, había obtenido su certificación EAC, aún sin tener ningún plan de venta en Rusia, ni a corto ni a medio plazo.

¿Cómo puede ser que la empresa “A” y la empresa “B” tuvieran una actitud tan diferente hacia los requerimientos legales del mercado ruso? Vamos a intentar dar una explicación.

¿Quién es el solicitante?

Lo primero que hay que saber acerca del marcado EAC es que se trata esencialmente de un requerimiento aduanero: si un cosmético no está respaldado por una certificación EAC, no puede ser introducido en el espacio euroasiático y por lo tanto en Rusia. La obligatoriedad de este trámite no recae de manera explícita en el fabricante; de hecho, la normativa EAC prevé que el “solicitante” (applicant en inglés o заявитель en ruso) de la certificación sea una empresa rusa o euroasiática.

En la práctica esto significa que el solicitante o bien es el importador ruso, o una empresa rusa contratada por el fabricante. No hay más opciones. Esto nos hace entender el caso de la empresa “A”: años y años vendiendo a un único cliente ruso, que se ha encargado, desde siempre, de certificar los productos con pleno desconocimiento del fabricante.

Desde la certificadora, lo ven en España y en los mercados anglosajones en los que operan a través de su página web internacional: cada vez hay menos empresas del tipo “A”. Por diferentes motivos, muchas deciden gestionar en primera persona la certificación EAC y no depender del importador para este trámite. Cuando consolidan su posición en el mercado ruso (normalmente diversificando los clientes) acaban contratando a una empresa que actúa en su nombre como solicitante. Y es entonces cuando descubren que existen esencialmente dos tipologías de certificación EAC aplicables a los cosméticos.

¿Declaración de Conformidad EAC o Registro Estatal?

Según la normativa euroasiática de “Seguridad en Cosméticos y Perfumes”, CUTR 009/2011, dos son los esquemas de certificación aplicables en este sector. Dependiendo de la “peligrosidad” del producto deberá obtenerse una Declaración de Conformidad EAC o un Registro Estatal. La forma más común es sin lugar a dudas la primera. Solicitamos una Declaración de Conformidad EAC para, por ejemplo, cremas, aceites y máscaras faciales destinadas a un público adulto.

En cambio, cuando el usuario final es un niño, cuando el producto se aplica en zonas íntimas, o cuando tiene determinados componentes (por ejemplo, nanopartículas), deberemos solicitar un Registro Estatal. Se trata de un procedimiento más largo, ya que implica que los test de laboratorio deban realizarse en centros ministeriales y no en laboratorios acreditados privados, como en el caso de las Declaraciones de Conformidad.

Costes y duración del trámite aparte, ambos procedimientos comparten un requisito que suele ser cada vez menos ineludible: los ensayos técnicos en Rusia.

¿Pueden evitarse los test?

Esta pregunta suele planteársela otra tipología de empresa: la que dispone de todas las certificaciones nacionales, europeas e internacionales y desea convalidar sus test report y obtener el marcado EAC sin más dilaciones. Por muy comprensible que sea el planteamiento, la respuesta es: no, según la normativa EAC no es posible evitar los test.

Los test del fabricante, realizados en organismos independientes, suelen añadirse a la documentación que acompaña cada Declaración de Conformidad EAC, pero no pueden sustituir el envío de muestras a un laboratorio acreditado ruso. Los atajos en este ámbito no son nada recomendables, ya que los controles en el sistema EAC son muy frecuentes y a menudo llevan a la suspensión de certificaciones realizadas sin seguir todos los pasos pertinentes.

Es justamente por la credibilidad que otorga el logotipo con tres letras, EAC, que la empresa “B” decidió conseguir la certificación euroasiática aún sin tener interés a corto plazo en la región. Sin lugar a dudas, un caso poco habitual, pero representativo del valor de este marcado. Para la gran mayoría de las empresas, el “EAC” es la puerta de acceso a Rusia o la prueba tangible de su posición consolidada en el mercado euroasiático.

Gost Standard España