7 Claves para escoger el protector solar más adecuado

https://beautycluster.es/ca/blog/claves-para-escoger-un-protector-solar/
20 visitas

El sol es una fuente de luz, calor y energía para los seres vivos indispensable para la vida. Son muchos los beneficios que aporta a nuestra salud tales como promover la epitelización celular y la circulación, ayudar al organismo a la generación de vitamina D, tener propiedades terapéuticas para algunas enfermedades dermatológicas, entre otros.

Sin embargo, también sabemos que la exposición prolongada e indiscriminada al sol sin la protección adecuada puede dar lugar a la aparición de eritema, quemaduras, y a largo plazo, un envejecimiento prematuro de la piel pudiendo ocasionar enfermedades, lesiones dermatológicas e incluso llegar a desarrollar cáncer de piel.

El consumidor es cada día más consciente de los efectos nocivos de la ausencia de un protector solar y ha incorporado cosméticos que protegen del sol en su rutina diaria. Un fotoprotector se puede definir como un producto destinado a estar en contacto con la piel humana con el propósito de protegerla de los posibles daños causados por la radiación ultravioleta (UVA y UVB) y que contiene algún componente capaz de absorber, reflejar o dispersarla (ISO 24444:2019), además, su eficacia debe estar respaldada por métodos de estudio estandarizados y reproducibles.

El factor de protección solar (FPS o SPF en inglés) indica el tiempo mínimo que una persona puede estar al sol sin quemarse. Por otro lado, el factor de protección UVA (UVAPF) corresponde al tiempo necesario para inducir un oscurecimiento pigmentario.

Por lo tanto, protegerse correctamente del sol, nos permitirá obtener todos los beneficios que aporta al organismo y al mismo tiempo, evitar los riesgos derivados una exposición prolongada.

¿Qué elementos clave nos ayudarán a elegir el fotoprotector más adecuado?

  • Quien va a ser el destinatario del fotoprotector. El púbico objetivo serán todos los potenciales consumidores; sin embargo, hay que hacer especial hincapié en tres grupos de interés: niños, ancianos y embarazadas. En estos casos no solo bastará con el uso de un fotoprotector de alta protección, sino que se tendrá que tener en cuenta que sea apto para pieles sensibles, atópicas o antimanchas (dependiendo de cada caso).
  • Enfermedades, alergias y medicamentos: si existen lesiones previas producidas por el sol o por alteraciones dermatológicas deben tomarse en cuenta a la hora de elegir el fotoprotector. Del mismo modo si se presentan alergias o bien si se toman medicamentos fotosensibilizantes.
  • Zona de aplicación: la piel del rostro (en especial la zona orbicular y los labios) y la del cuerpo presentan distintas características que tendrán gran importancia a la hora de seleccionar el fotoprotector.
  • Tipo de formulación: es importante que la textura del fotoprotector sea agradable y se adapte al tipo de piel y zona a la que está destinado. Esta formulación podrá variar en función de la zona del cuerpo/rostro donde se vaya a utilizar y en función del tipo de piel (sensible, atópica, tendencia acneica…).
  • Protección de amplio espectro: protege frente a las cuatro radiaciones UVB-UVA-VL-IRA, incluso frente a luz azul emitida por dispositivos digitales.
  • Comportamiento frente al agua: si se busca un protector apto para el baño, tendrá que indicar que es resistente al agua (mantiene su capacidad protectora tras dos inmersiones de 20 minutos) o muy resistente al agua (mantiene su capacidad protectora tras cuatro inmersiones de 20 minutos).
  • Por otro lado, a los deportistas les puede interesar un fotoprotector con resistencia al sudor, en este caso se tiene en cuenta el parámetro wet-skin, que hace referencia a la aplicación del fotoprotector cuando la piel todavía está mojada y garantiza el mismo factor de protección que si se aplicara sobre una piel seca.
  • Otros criterios a valorar: alegaciones que el consumidor final valore como ayuda en la prevención y protección de las quemaduras solares y del fotoenvejecimiento, ayuda en la aparición de manchas, antipolución, no ensucia la ropa, no deja residuos…

Además de los factores anteriores, para una buena elección del protector solar es importante llevar a cabo una serie de indicaciones para su buen uso como: aplicar el protector solar de 15 a 30 minutos antes de su exposición al sol, reaplicar el producto cada dos horas o después de cada baño, evitar la toma de sol en las horas con mayor irradiación (de 11:00 a.m. a 16:00 p.m.) y tener en cuenta que los fotoprotectores empiezan a perder cualidades con el paso del tiempo por lo que se aconseja comprar fotoprotectores nuevos cada año.

Laura Rubio Lahera

LABEX